top of page
  • Foto del escritorSara Zangri

¿Pierdes la concentración con facilidad? Te enseñamos como mejorar la concentración en tu día a día

Estamos constantemente bombardeados por una multitud de distracciones: notificaciones del móvil, correos electrónicos, ruidos ambientales y mucho más. Como resultado, la falta de concentración se ha convertido en un problema generalizado que se manifiesta mediante diferentes síntomas como el bajo rendimiento, ineficiencia en el trabajo u olvidos frecuentes.


En la mayoría de los casos, los problemas de concentración están relacionados con el estilo de vida y puede solucionarse introduciendo algunos pequeños cambios que te enseñaremos en este artículo. No obstante, los problemas de concentración también pueden ser el resultado de una enfermedad crónica, en cuyo caso, requiere un tratamiento específico para dichas dificultades.


problemas de concentracion en el trabajo

La concentración como capacidad mental

La concentración es la focalización de la atención hacia elementos concretos, seleccionando un estímulo específico y manteniendo la atención en el mismo. Cuando tienes un nivel de concentración elevado, puedes trabajar de forma más fácil y rápida. Sin embargo, si te das cuenta de que pequeñas interrupciones, como ruidos de fondo o tus propios pensamientos, no te deja centrarte en lo que estás haciendo, esto puede significar que tienes un problema de concentración.


¿Qué puede estar provocando la falta de concentración?

La falta de concentración puede ser causada por una combinación de diferentes factores o por otras circunstancias específicas de cada persona. Además, esto no significa que estemos hablando de un trastorno, por lo que de vez en cuando y por situaciones concretas podemos perder el hilo de alguna tarea o conversación. En caso de que los problemas de concentración persistan de forma continua debe ser examinada por un profesional para determinar el tratamiento más adecuado en cada caso. Entre las principales causas encontramos:


1. Distractores

Cuando hacemos algo, no lo hacemos en el vacío. Estamos situados en un ambiente y contexto determinado, en el que constantemente aparecen diferentes estímulos que pueden llegar a interferir con nuestra actuación al reclamar nuestra atención. Estos pueden ser, por ejemplo, preocupaciones o pensamientos que absorben nuestra atención, o incluso la sobrecarga de tareas, al intentar hacer varias cosas al mismo tiempo.


2. Estrés y ansiedad

El estrés crónico y la ansiedad pueden dificultar nuestra capacidad para enfocarnos. Cuando estamos angustiados nuestra mente tiende a divagar, lo que nos hace menos capaces de mantener la atención en una tarea concreta..


3. Falta de sueño y fatiga

La falta de sueño de calidad y la fatiga física pueden afectar negativamente nuestra capacidad de concentración. Cuando estamos cansados, es más difícil mantener la atención y procesar la información de manera eficiente. Si nuestros recursos atencionales están agotados, no somos capaces de mantenerlos fijos en un elemento concreto. Se trata de una de las causas más frecuentes de los problemas de concentración


4. Factores físicos y de salud

Algunas condiciones médicas, como trastornos del sueño, obsesiones o psicosis, déficit de atención e hiperactividad , problemas de visión o audición, el consumo de sustancias o ciertos medicamentos, pueden disminuir la capacidad de concentración.


5. Desmotivación o desinterés

Si hacemos algo que no nos gusta y preferiríamos estar haciendo otra cosa es más difícil mantener la concentración. Y es que la motivación es un elemento muy importante a la hora de mantener focalizados nuestros recursos atencionales. Además, la falta de motivación conduce a la procrastinación y a la pérdida de enfoque.


6. Euforia, energía excesiva

La alegría que sentimos también demanda parte de atención, y a menos que lo que estamos haciendo sea su fuente, concentrarse en otras cosas se complica. Los elevados niveles de energía pueden generar que la atención se disperse y se mueva de un punto a otro, no pudiendo concentrarnos en una sola tarea.


7. Envejecimiento

Las capacidades cognitivas como la memoria o la concentración no son siempre estables, sino que por norma general suelen ir disminuyendo poco a poco con la edad. Estamos hablando de una pérdida normativa, no siendo necesario que se padezca ningún tipo de demencia o trastorno.


mejorar la concentracion con estos trucos

¿Qué síntomas presenta las personas con problemas de concentración?

Si no tienes claro si sufres falta de concentración, estos son los síntomas más comunes que debes tener en cuenta:

  • Dificultad para terminar tareas

  • Olvidos frecuentes

  • Facilidad de distracción

  • Dificultad para permanecer quieto/a

  • Incapacidad de tomar decisiones

  • Cometer errores por descuido

  • Perder cosas con frecuencia o la dificultad para recordar dónde están

Si quieres saber más sobre tus problemas de concentración nos puedes contactar aqui o usando el chat de nuestra web.


Mejora tu concentración con estos sencillos ejercicios


1. Identifica las distracciones

El primer paso para abordar la falta de concentración es identificar las distracciones específicas que te afectan. Observa detenidamente tu entorno y analiza las cosas que te distraen con mayor frecuencia. Puede ser el teléfono móvil, las redes sociales, el ruido en la oficina o cualquier otra cosa. Una vez que sepas cuáles son tus principales distracciones, podrás tomar medidas para minimizar su impacto.


2. Crea un entorno libre de distracciones

Una vez que hayas identificado las distracciones, trata de crear un entorno propicio para la concentración. Apaga las notificaciones innecesarias en tu teléfono móvil, cierra las pestañas del navegador que no estés utilizando y busca un lugar tranquilo para trabajar o estudiar. Si el ruido es un problema, considera el uso de auriculares con cancelación de ruido o música ambiental suave para bloquear los sonidos no deseados.


3. Establece metas y prioridades

Una forma efectiva de mantener la concentración es establecer metas claras y prioridades. Antes de comenzar una tarea, define qué es lo más importante y enfócate en ello. Divide las tareas en pequeñas metas alcanzables y celebra tus logros a medida que los vayas cumpliendo. Esto te ayudará a mantener la motivación y la concentración a lo largo del proceso.


4. Practica la atención plena

La atención plena, también conocida como mindfulness, es una técnica que puede ayudarte a entrenar tu mente para concentrarse en el momento presente. Dedica unos minutos al día para practicar la atención plena, ya sea a través de la meditación, la respiración consciente o simplemente prestando atención a tus pensamientos y emociones. Esto te ayudará a desarrollar una mayor capacidad de concentración y a reducir la influencia de las distracciones externas.


5. Descansa y desconecta

La falta de concentración a menudo puede ser el resultado de la fatiga mental. Asegúrate de descansar lo suficiente y darle a tu cerebro tiempo para recuperarse. Programa descansos regulares durante tus jornadas de trabajo o estudio y aprovecha para desconectar de las pantallas y hacer actividades que te relajen, como dar un paseo al aire libre, practicar ejercicio o leer un libro.

 

La falta de concentración puede ser un desafío, pero con las estrategias adecuadas puedes superarlo y mejorar tu enfoque. Identifica tus distracciones, crea un entorno propicio para la concentración, establece metas claras, practica la atención plena y asegúrate de descansar y desconectar regularmente.


Recuerda que la concentración es una habilidad que se puede desarrollar con práctica y perseverancia. ¡No te desanimes y sigue trabajando en ello! Tu productividad y bienestar te lo agradecerán. Puedes contactar con nosotros en cualquier momento si tienes alguna duda





21 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentarios


bottom of page