top of page
  • Foto del escritorMarta Alonso

Como nuestra dieta impacta la salud mental

Actualizado: 7 ago 2023

Hace unas semanas se publicó una magnífica revisión acerca de la psiquiatría nutricional, un concepto emergente que engloba la psicología y la nutrición. Concretamente, cómo la dieta y los nutrientes que incorporamos a través de ella impactan y pueden modular la salud mental.


En este contexto, la microbiota cobra suma importancia, ya que se sabe que el eje microbiota-intestino-cerebro (MIC) juega un papel fundamental en la aparición y desarrollo de enfermedades tan prevalentes en nuestra sociedad como la ansiedad y la depresión.




 

¿Qué es la microbiota?


La microbiota es el conjunto de microorganismos (bacterias, virus, hongos…) que habitan en simbiosis en el organismo. Se cree que el momento del parto es cuando el bebé pasa de un ambiente estéril a ser colonizado por los microorganismos del entorno.

La microbiota coloniza numerosas partes del cuerpo, principalmente la boca, los genitales, la piel y el intestino.

Cada individuo posee una microbiota única e irrepetible, ya que esta composición de microorganismos es altamente modulable y depende de varios factores, tanto intrínsecos como extrínsecos.



Se sabe que factores como la edad, el sexo, la etnia, las enfermedades, el ambiente, y la genética, influyen enormemente en la diversidad de la microbiota.

La más conocida es la microbiota intestinal, es decir, el conjunto de microorganismos que habitan a lo largo del intestino, los cuales son principalmente bacterias. Se sabe que el genoma de estas bacterias es 150 veces mayor que el genoma humano, es decir, que aunque cada vez se sabe más acerca de sus capacidades metabólicas, a día de hoy son todavía infinitas.


 

El eje microbiota-intestino-cerebro

La evidencia científica más reciente indica que el eje MIC es de gran relevancia para el buen funcionamiento del organismo, y por tanto, para una salud óptima. Se ha descrito cómo el sistema nervioso central puede modular la composición y la función de esta microbiota a través del sistema nervioso autónomo.


A su vez, la microbiota intestinal puede interactuar con el cerebro a través de 3 vías principales: neuronal, endocrina e inmunoreguladora. La dieta y los componentes derivados de la misma se encuentran en el centro de esta regulación, creando un sistema de 3 grandes áreas interconectadas entre sí por múltiples formas.

Un ejemplo es la metabolización del triptófano (Trp), un aminoácido esencial incorporado a través de la dieta y el cual es el precursor de la serotonina


La microbiota intestinal juega un papel esencial en la metabolización de este Trp, generando otros metabolitos con diferentes efectos sobre el organismo.

En particular, la presencia de estos componentes en el intestino se ha asociado a diferentes trastornos psiquiátricos, como la depresión, el alzheimer o el autismo.

Además, hay algunas especies de bacterias presentes en el tracto gastrointestinal que son capaces de sintetizar neurotransmisores, entre otras moléculas clave.

Por ejemplo, las especies de Lactobacillus y Bifidobacterium pueden producir ácido γ-aminobutírico (GABA); mientras que las especies de Escheridia, Bacillus y Saccharomyces spp. pueden producir norepinefrina

Por tanto, las alteraciones a largo plazo de todo este entorno homeostático pueden contribuir a la aparición y/o progresión de trastornos del sistema nervioso central.


 

¿Existe una dieta ideal para optimizar la microbiota?


La evidencia científica más reciente indica que el eje MIC es de gran relevancia para el buen funcionamiento del organismo, y por tanto, para una salud óptima. Se ha descrito cómo el sistema nervioso central puede modular la composición y la función de esta microbiota a través del sistema nervioso autónomo.

A su vez, la microbiota intestinal puede interactuar con el cerebro a través de 3 vías principales: neuronal, endocrina e inmunoreguladora. La dieta y los componentes derivados de la misma se encuentran en el centro de esta regulación, creando un sistema de 3 grandes áreas interconectadas entre sí por múltiples formas.

Un ejemplo es la metabolización del triptófano (Trp), un aminoácido esencial incorporado a través de la dieta y el cual es el precursor de la serotonina


 

Puedes reservar una cita inicial con nuestro equipo de expertos para conseguir un diagnostico integral y ver tu caso especifico.




23 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page