top of page
  • Foto del escritorMarta Morán

Pensamientos intrusivos: qué son, y cómo gestionarlos.

Actualizado: 7 ago 2023


Son pensamientos que aparecen de forma repentina en nuestra mente, y causan un impacto en nosotros: esto sucede porque son totalmente contrarios a nuestros valores, los consideramos inaceptables, repugnantes o peligrosos, por lo que intentamos rechazarlos. Y cuanto más los rechazamos, más aparecen.


Algunos ejemplos de pensamientos intrusivos podrían ser: mientras estoy esperando el metro, imaginarme saltando a la vía (o empujando a alguien); estando reunido con personas a las que quiero, imaginarme haciéndoles daño; que me vengan a la mente imágenes de contenido sexual desagradable…

Al contrario de lo que pueda parecer, estos pensamientos son muy comunes: todos los tenemos alguna vez.


¿Por qué aparecen los pensamientos intrusivos?

La respuesta es muy sencilla: aparecen porque sí, de manera aleatoria. El cerebro es como una máquina de lanzar ideas que siempre está en movimiento: por ello, nos traerá ideas de todo tipo, y habrá momentos en que nos mande pensamientos o imágenes extrañas y desagradables.

Si no les damos importancia a estos pensamientos, se quedarán ahí.

 


¿Por qué pueden llegar a convertirse en un problema?

El problema viene cuando les damos importancia, y lo hacemos por distintas razones:

  • Al ser pensamientos totalmente opuestos a nuestro sistema de valores, tienen un gran impacto en nosotros. Estamos pensando en algo que nunca haríamos (por ejemplo, me imagino haciéndole daño a mi madre), y no sabemos por qué: esto hace que tengamos mucho miedo.

  • Fusionamos el pensamiento con la acción: creemos que pensar en hacer algo, aumenta la probabilidad de que lo hagamos ¿Por qué estoy pensando en esto? ¿Será que de verdad voy a hacer daño a mi madre?

  • Pensamos que estos pensamientos pueden llevarnos a perder el control de nuestros actos, que nos estamos ‘volviendo locos’ ¿Me estaré volviendo loco? ¿Y si esto significa que voy a perder el control, y lo voy a hacer?

Cuanto más tratamos de evitar los pensamientos, con más frecuencia aparecen. Cuanto más aparecen, más aumenta nuestro miedo, y nuestra evitación de las situaciones temidas. Esta evitación ‘confirma’ de algún modo nuestra creencia: ‘si no ha pasado nada aún, es porque he dejado de ver a mi madre’, y cronifica el problema.


¿Qué puedo hacer para gestionar pensamientos intrusivos?

Hay algunas claves que debemos recordar:

  • Mis pensamientos no me definen: que se me cruce el pensamiento de hacer daño a otra persona, no significa que yo sea una mala persona. Es un pensamiento aleatorio e involuntario, que no tiene que ver conmigo (de hecho, es totalmente contrario a mis ideas). Yo no soy mis pensamientos, soy quien los observa y gestiona.

  • Mis pensamientos son solo pensamientos: pensar en algo no hace más probable que ocurra, no puede hacerme perder el control. Un pensamiento no puede llevarme a hacer nada que yo no quiera hacer.

  • Lo peor que puedo hacer, es evitar: no podemos evitar, eliminar ni controlar nuestros pensamientos. Al intentarlo, solo conseguiremos el efecto contrario. Por otro lado, evitar ciertas situaciones por temor a que se ‘cumplan nuestros pensamientos, solo hará que cada vez tengamos más miedo.

 

¿Qué hago cuando aparezcan los pensamientos Intrusivos?

  • Identificarlos

  • Normalizarlos: todos los tenemos alguna vez

  • Recordar: no me definen, y no tienen ningún poder sobre mí

  • Aceptarlos: en vez de luchar contra ellos, así les quitaré su poder, y serán cada vez menos frecuentes

  • Exponerme: tanto a los pensamientos, como a las situaciones temidas. Veré que no ocurre nada malo, lo máximo que puede pasar, es que los pensamientos me generen malestar.

 

Si necesitas ayuda con tus pensamientos intrusivos, no dudes en contactarnos para revisar tu caso de manera personalizada.



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentarios


bottom of page